8-1-2018
ALTA GRACIA: El cadáver del sacerdote de Alta Gracia que no se descompone con el tiempo.
Dice la tradición Católica que los cadáveres de los Santos no se pudren

Dice la tradición  Católica que los cadáveres de los Santos no se pudren, inclusive en la antigüedad se decía que si una persona no se descomponía después de fallecida ya era Santo; los cánones de la Iglesia en la actualidad exigen varios milagros comprobados para que un devoto llegue a los altares.

Si de misterios hablamos, tal vez la forma en la que esta historia llegó a nuestras manos es algo rara, pero vamos a omitir contar esa parte para no agregarle más color a la nota. Poco se sabe del padre Francisco Baeza que murió el 23 de septiembre de 1951, ni siquiera una foto pudimos conseguir; era sacerdote de la orden de los salesianos al fallecer fue enterrado en Alta Gracia, zona en la que había desarrollado sus actividades.

El cadáver del sacerdote fue exhumado el 19 de septiembre, 2005, es decir, 54 años después de su muerte, cuando un sobrino, Juan Carlos Baeza comerciante de Río Tercero quería cremarlo y sepultarlo en el panteón de su familia en Santa Rosa. Cuando abrieron el cajón, en vez de encontrarse con huesos y restos de ropas viejas, vieron que el estado de conservación del cuerpo del padre Baeza era perfecto; su sobrino por consejo de los curas Salecianos resolvió dejarlo allí.

Todos los testigos de la exhumación aseguran que el cuerpo del sacerdote fue encontrado en perfecto estado, como si hubiese muerto ese mismo día. Describen su pelo rubio, uñas, cejas, piel, sin pérdida de masa muscular ni de tejidos. El único olor leve que se percibía correspondía a la ropa que llevaba puesta. Nadie encuentra explicación.

El cuerpo del Padre Baeza fue estudiado por cinco científicos de la Universidad Nacional de Córdoba  quienes hablaron de un proceso llamado “corificación”, que consiste en la detención temprana o directamente la no iniciación de la necrobiosis, el proceso de descomposición del cuerpo a partir de la muerte que pudo haberse dado así por factores “físicos o bioquímicos dependientes de las condiciones ambientales de inhumación”; los profesionales constataron un buen estado general de conservación de todo el cuerpo, siendo llamativo que algunos sectores permanecieran  con las características de un cadáver recién fallecido, como es la espalda o dorso, orejas, talones, etcétera y también describen la presencia de restos de sangre en el cadáver. Los especialistas terminan opinando que “no se conocen hasta el momento las causas concretas” de la corificación.

Nació en Málaga, España en 1901, emigró siendo niño, con su familia, a Argentina en 1907, después de trabajar muchos años como Sacerdote Salesiano  se le detectó el mal de Parkinson y fue enviado al Sanatorio Mayo en Córdoba; allí  continuó haciendo su ministerio a pesar de su enfermedad, no podía celebrar la Misa por las consecuencias del Parkinson pero seguía confesando y dando sabios consejos;  falleció a la edad de 50 años.

En la Ciudad de Asís en Italia , en una cripta con acceso libre al público se puede observar el cuerpo intacto Santa Clara , que murió hace más de 700 años; detrás de una vitrina, y sin intervención alguna de la mano del hombre, el cuerpo de la mujer está en perfecto estado, a tal punto que parece dormida. En la Ciudad de San Giovanni Rotondo en Italia se expone el cuerpo intacto del Santo Sacerdote conocido como Padre Pío fallecido 23 de septiembre de 1968 y llevado a los altares por Juan Pablo II.